Síndrome del colon irritable

Colon irritable

El colon irritable es una enfermedad crónica que se crea debido a un conjunto de síntomas o problemas de los cuales se destacan los dolores abdominales, cólicos intestinales, estreñimiento, cambios en la composición de las heces entre otros.

Este problema no es igual a otras enfermedades del colon como la colitis ulcerosa, ya que mayormente, el colon irritable, no causa inflamaciones ni ocasiona daños dentro del revestimiento del intestino grueso.

Causas

El síndrome del colon irritable es el problema del intestino más común en los Estados Unidos y en muchos otros países del mundo, sin embargo la razón exacta del porque una persona pueda presentar problemas relacionados con la enfermedad no están muy claros, ya que pueden haber muchos detonantes. Puedes ser más susceptible a contraer este problema si tu intestino ha sufrido de alguna infección grave y se encuentre sensible, también las personas que sufren de mucho estrés diario pueden presentar los síntomas del colon irritable debido a que el colon está directamente conectado con el cerebro para intercambiar señales desde ambos puntos y el estrés puede ocasionar que los nervios se activen más de lo normal ocasionando que el intestino se vuelva sensible alterando las contracciones realizadas por el mismo.

No existe una edad determinada en la que una persona sufra de esta afección aunque los mayores casos suelen ser de adolescentes o personas que están por entrar a la etapa adulta y de todos estos, la mayoría son mujeres.

Como ya mencionamos, este problema suele ser el más común del intestino. En los Estados Unidos 1 de cada 6 personas sufren de de algún tipo de colon irritable. Los médicos encargados de tratar esta enfermedad son los gastroenterólogo.

Síntomas

Los síntomas suelen ser graves o leves pero ¡No te preocupes! será un alivio decirte que la mayoría de personas solo sufren síntomas leves que podrán ser una molestia pero temporalmente. Los síntomas ocurren cuando hay una tardanza o cambio en la frecuencia normal de las deposiciones (es decir cuando defecas, para que no suene feo) y los mismos se disipan cuando defecas. Se podría decir, desde un cierto punto de vista, que los síntomas, del colon irritable, podrían ser un efecto secundario de no realizar correctamente la defecación o deposiciones (son lo mismo).

Los síntomas siempre están vinculados con la molestia de la zona abdominal y el intestino grueso, pero también se puede alterar el funcionamiento. Los problemas son los siguientes:

  • Cólicos intestinales
  • Dolor abdominal
  • Hinchazón abdominal
  • Estreñimiento o diarrea
  • Perdida del apetito

Las personas que sufren de colon irritable, tienden a agravar sus síntomas cuando mantienen una dieta alta en gluten, los médicos recomiendan evitar las comidas que lo contengan para asegurar no agravar los síntomas si la enfermedad está presente.

Esta afección puede acompañar al paciente durante toda su vida pero los síntomas pueden desaparecen por un tiempo y luego reactivarse hasta que haya una complicación que ocasione que los problemas vuelvan a aparecer en el paciente. En otras personas, los problemas del síndrome pueden estar presente en la mayoría de las veces.

Tratamiento del colon irritable

El tratamiento no se realiza con la intención de curar la enfermedad, ya que se desconoce una cura eficiente para la misma, sino que ayuda a tratar conseguir que el paciente pueda sobrellevar y aliviar los dolores que pueda ocasionar.

Formas

Mantener una buena actividad física con ejercicio moderado puede ocultar los síntomas del colon irritable al igual que mantener un buen control del sueño, el descanso y la relajación.

Mejorar la dieta y mantener una correcta alimentación puede ser la mejor forma de evitar que los problemas se empeoren y también puede aliviar y ocultar la enfermedad ya que los alimentos son literalmente los que después estarán en el colon para ser defecados.

Los siguientes consejos también pueden ser de mucha ayuda:

  • Evitar sustancias que puedan alterar el funcionamiento del intestino, como son el caso de las bebidas gaseosas, la cafeína y el té.
  • Procurar no ingerir comidas abundantes en lapsos de tiempo muy cortos.
  • Mantener una dieta alta en fibra puede mejorar el estreñimiento pero si no lo sufres evita, en ese caso, ingerir las comidas con mucha fibra porque empeoran innecesariamente la distensión (es decir la inflamación intestinal).

No te automediques, más bien, procura recibir la asistencia médica necesaria para que éste sea el que te recomiende que fármacos pueden aliviar los dolores y que no ocasionen efectos secundarios en alguna otra zona del organismo. Los medicamentos no funcionan en todos los pacientes de la misma manera, puede suceder que en algunas personas si sirvan pero en otras sea necesario otro tipo de fármaco.

Finalmente, la terapia ayuda a evitar la ansiedad y controlar el estrés, tratar de mantener la mente ocupada y olvidar la enfermedad pueden ayudarte mucho para los síntomas no sean tan graves ni tampoco tan dolorosos.